Política de Calidad Turística

La Exposición Manos y Magia en la Piel de Ubrique es un pilar fundamental en el desarrollo económico y cultural de nuestra localidad.

Se localiza en el antiguo Convento de Capuchinos, del siglo XVII, que presenta las dependencias propias del monasterio barroco (portería, iglesia y convento).  Los fondos los componen objetos relacionados con la marroquinería ubriqueña de diversa procedencia: tanto máquinas como herramientas y piezas manufacturadas en Ubrique a lo largo de su historia. El discurso expositivo se construye apoyándose en todos los artículos de piel expuestos, así como en los datos contrastados de la documentación consultada y los aportados por nuestros mayores.

Durante  doce años se han recopilado, y hoy en día se siguen recopilando, materiales a través de donaciones de empresas del sector marroquinero, dentro y fuera de Ubrique. La colección inicial crece constantemente con diversas adquisiciones, así como numerosas donaciones recibidas de ciudadanos sensibilizados con el proyecto expositivo, a quienes agradecemos su constante generosidad.

Nuestro mejor estímulo es aproximar al ciudadano al mundo de la piel, de manera que en nuestra exposición transmitiremos emoción y sentimientos que motiven al usuario a formular preguntas, las cuales intentaremos resolver. Nuestros visitantes interactuarán con la realidad que nosotros le facilitaremos, con la posibilidad de descubrir cosas. Esta es la gran ventaja de trabajar con objetos reales, y al decir esto nos referimos a maquinaria, herramientas y piezas de marroquinería verdaderas, confirmando su procedencia, calidad y la autenticidad de su creación.

La Exposición Manos y Magia en la Piel pretende ser un referente del turismo vinculado al pasado, presente y futuro del trabajo de la piel en nuestro pueblo. Para ello contaremos con un Sistema de  Gestión de Calidad Turística y se compromete a:

  • Mejorar de forma continua la calidad de las visitas guiadas, con objetivos compatibles en turismo y conservación del patrimonio.
  • Cumplir los requisitos de la Norma UNE 13810  que obliga a seguir con rigor la gestión de la calidad turística.
  • Satisfacer las expectativas de los clientes, poniendo a su disposición un cuestionario de valoración después de realizar la visita guiada.
Google+